IKKEN HISSATSU

El Karate Budo (Karate como arte Marcial) es un Arte de defensa personal que trata sobre defender la vida en un momento determinado y defenderla con la máxima eficiencia. Esa máxima eficiencia es traducida como dar cuenta de un combate con un solo golpe: Ikken Hissatsu. Este término encuentra sus orígenes y fundamentos en el espíritu Samurai. Al respecto, citamos frases relacionadas al tema de algunos maestros:“Ippon Shobu enseña al karateka a mantener la conciencia aumentada y concentración superior porque no hay segundas oportunidades cuando tu vida está en peligro”. Sensei Keigo Abe“ Cada golpe debe darse con el poder de todo el cuerpo detrás, con la sensación de destruir al contrario con un solo golpe. Hay que creer que si el golpe falla, la propia vida corre peligro.” “Uno debe entrenar como si el enemigo estuviera justo delante. La idea de derrotar a un adversario con un único golpe, nunca debe abandonarnos. Ahí está el verdadero espíritu marcial.” “….si se pone todo el poder, timing, fuerza y concentración en una técnica, no debe haber necesidad de una segunda técnica……si la hay, ello demuestra que su primera técnica no fue efectiva” Sensei Gichin FunakoshiLas frases citadas anteriormente muestran lo importante de Ikken Hissatsu para los antiguos maestros y nos llama a reflexionar sobre cómo debemos enfocar nuestro entrenamiento y espíritu marcial para lograr lo que los maestros señalan: la máxima eficiencia, el golpe o técnica definitiva.La esencia del término se afianza como hemos mencionado, en la tradición Samurai. Ichi Gekki Hissatsu era el término empleado por los Samurai para explicar que cada ataque con su espada debería ser definitivo, debía significar una muerte. Esta idea también se manifiesta en el Iaido, donde los practicantes del arte se entrenan para desenvainar su espada en el momento justo y acabar con la vida de su oponente. En el Karate el término utilizado para expresar la misma idea es Ikken Hissatsu refiriéndose al golpe definitivo.Es interesante comentar el contexto en el que el termino fue concebido y es que en Okinawa los edictos dictados prohibían el uso de armas a los lugareños, solo la guardia japonesa podía portar armas, es así que los practicantes del Tode que era practicado secretamente, debían entrenarse con la idea de que en caso de enfrentamiento solo tendrían una oportunidad para salir vencedores ante un enemigo armado.El sensei Mikio Yahara enfatiza este ancestral concepto con las siguientes palabras: “Cuando una katana es desenvainada, la sangre fluirá, sea del oponente o la propia”. Es evidente que la Katana sola como arma no representa peligro, solo en las manos entrenadas de quien la porta es que se convierte en un arma mortal.El karate debe practicarse siguiendo esa misma idea y espíritu marcial, entrenando las técnicas y la mente para estar en capacidad de dar cuenta de un enfrentamiento con una sola técnica. Ese debe de ser el verdadero espíritu del practicante del Karate Budo.El Karate competitivo es pues contrario a esta filosofía. El énfasis en la acumulación de puntos a través de diferentes oportunidades en kumite, es totalmente opuesto al pensamiento y espíritu Samurai. Siguiendo el espíritu del Budo, si una técnica es aplicada correctamente no hay una segunda oportunidad, es ippon, es la técnica definitiva y el combate acaba. No se encuentra pues lógica en las competencias en las que se permite la acumulación de puntos a través de sucesivas técnicas y en las cuales el contrincante puede “reponerse” después de ir varios puntos abajo para eventualmente ganar el combate. Esto es contrario al verdadero sentido del Karate como arte marcial.Las competencias Shobu Ippon conservan la idea de Ikken Hissatsu: hay una sola oportunidad, una técnica definitiva debe ser aplicada, no hay una segunda oportunidad, si cometes un error, si fallas tu vida corre peligro.El Karate debe ser practicado, como menciona el Sensei Mikio Yahara, con la mentalidad Shinken Shobu, es decir que nos estamos entrenando para un “duelo a muerte”, donde no hay lugar para los errores.Grandes maestros como Nakayama, Higaona, Mabuni , insisten en la práctica apropiada de Kihon, la repetición constante de las técnicas básicas hasta que estas se tornen en nuestra segunda naturaleza, que lleguen a ser instintivas, practicadas poniendo énfasis en su correcta ejecución, potencia, foco y timming. Debe de guiarnos el pensamiento que una técnica debe de ser capaz de detener definitivamente al oponente; nuestro Kihon debe permitirnos aplicar a través de una técnica la máxima potencia desarrollada por nuestro cuerpo en un punto, ese debe de ser el espíritu que guie nuestro entrenamiento.La práctica del Kata tiene un rol importante en este contexto. Aparte de los fines educativos y de acondicionamiento físico, tiene un papel importante en el desarrollo mental y espíritu marcial del karateca si es practicado apropiadamente, y con el correcto enfoque. Cuando entrenemos kata, debemos pensar que desde que iniciamos el kata con el primer movimiento hasta que lo finalizamos con el ultimo, estamos inmersos en una pelea, en una pelea en la que está en juego nuestra vida, en la que estamos enfrentando a varios oponentes teniendo nuestra vida en juego y que cada técnica debe de ser desarrollada de manera que sea definitiva. La concentración y visualización de este momento en la ejecución de nuestro kata, desarrollara en nosotros el verdadero espíritu marcial del Karate. Ikken Hissatsu debe de ser entonces el centro de todo, de nuestro Kihon, Kata y Kumite.Quien practica el Karate Budo con verdadero espíritu marcial entendiendo y enfocando su entrenamiento en Ikken Hissatsu y lo que representa, debe de ser consciente de las habilidades y capacidades que ha desarrollado y de que el verdadero espíritu del Karate es el perfeccionamiento del carácter y la no violencia, que nos conducirán a ser mejores miembros de la sociedad. Las frases de dos maestros nos deben llamar a la reflexión en ese sentido:“Karate no sólo significa desarrollar fuerza física o aprender a defenderse uno mismo. Sed serviciales con toda la gente y nunca luchéis contra una persona. Si es posible, nunca intentéis golpear o herir, aunque cojáis desprevenido a un ladrón o a una persona trastornada. Nunca os enfrentéis a otros con puños y pies. Un hombre de carácter ama la paz y evitará cualquier disputa. De esta forma, el karateka que más practica debería ser el más humilde con los demás. Éste es el verdadero karateka “ ITOSU Ankoh“ Si alguien ha obtenido el verdadero Karate y ha entendido verdaderamente lo que es su auténtico significado, es muy difícil que se vea fácilmente implicado en una pelea. Sabe que un ataque o una patada pueden resultar en la pérdida de la vida. El Karate nunca debería ser utilizado a menos que uno esté en el borde entre la vida o la muerte.” FUNAKOSHI Gichin