Breve reseña histórica sobre la evolución del KARATE-DO

A pesar de no contar aún hoy con fundamentos históricos totalmente comprobados, se sostiene que todos los métodos de combate oriental son originarios de la India. Estas formas, surgidas de las necesidades e intereses del hombre en su lucha contra la naturaleza, en sus paciones y su afán de sometimiento pasaron posteriormente a la China. Aquí ya se conocen métodos de combate que datan de 2000 años antes de Cristo. Una versión atribuye la penetración de estos métodos en China al monje budista Daruma Taishi, también llamado Bodhidharma, fundador del sistema Zen. Daruma combina sus enseñanzas de Zen en el Templo Shaolín, con un muy duro entrenamiento físico que él había sistematizado. Desde China éste arte es transmitido a la isla de Okinawa. Allí sucesivos conflictos traen como resultado la prohibición Real del uso de armas. En tales circunstancias adquiere gran desarrollo el arte de la defensa propia a mano limpia, llamado Okinawa-Te, empleado principalmente por los campesinos. De Okinawa el arte pasa a Japón en 1917 por obra del Gran Maestro Gichin Funakoshi creador del Karate contemporáneo. Nacido en Okinawa, organiza en 1949 la Japan Karate Association (JKA) y muere en 1957 a los 88 años de edad. De aquí a nuestros días el Karate se difunde mundialmente de forma acelerada. En el año 1955 es introducido a América del Norte por el maestro Hidetaka Nishiama y en 1967 el maestro Michihisa Itaya hace lo mismo en Sudamérica, tomando a Buenos Aires como base de operaciones.